Higiene Bucal

                 La base de la salud bucal y el correcto mantenimiento de todas las estructuras de la boca es tener una buena higiene oral, lo primero es tener una buena técnica de cepillado, colocando el cepillo unos 45º de inclinación hacia la encía y mover las cerdas desde la encía del dienta hacia el borde del mismo (es decir con movimientos verticales y circulares, nunca en horizontal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




 

          Realizar la técnica por cada uno de los dientes y por cada una de las caras, sin olvidar las internas y por supuesto no olvidar la lengua, para ello existen raspadores linguales.
 

          Es necesario la utilización de seda dental para la eliminación de aquellos restos de alimentos que se puedan quedar alojados entre las piezas dentarias y la utilización de colutorios o enjuagues bucales con cierta frecuencia (es recomendable no utilizarlos diariamente, sobre todo aquellos colutorios específicos para un problema de encías o los que contengan clorexidina.